Omar Chauvié: “Deuda & literatura quiere recorrer una suerte de historia toda, que es la del país blanco, la del país banco y también la del país: no te banco.”

“Deuda & Literatura” es la nueva obra de Omar Chauvié, publicada en la colección de poesía “Ojo de Tormenta”. El libro es compartido con “Giap y otros poemas vietnamitas”, de Mariano Dubín. A continuación, algunos conceptos en forma de respuestas:

¿Cómo y porque nace Deuda & literatura?

D&L es un libro del ahora, pero se recuesta en una narrativa larga, en un modo de concebir los acontecimientos en diálogo constante del presente con el ayer y el mañana, quiere recorrer una suerte de historia toda, que es la del país blanco, la del país banco y también la del país: no te banco. Casi todos los textos se compusieron en este último año y medio, aunque hay algunos que son de otros proyectos y cobraron entidad en torno a éste; esa es una situación en la que me encuentro cada vez más seguido en relación a lo que voy organizando como libros y que me interesa mucho, esa posibilidad de que los poemas jueguen en diferentes posiciones y en distintos momentos (como esa percepción de la historia que mencionaba antes), que formen parte de más de un libro o proyecto de libro y participen, cada vez, de una estrategia nueva.

La escritura de uno de los pocos poemas largos del libro, en enero o febrero de 2016, podría ser un punto de partida; otro inicio pudo ser releer, en algún momento, un pasaje de Lenguaje y silencio de Steiner, “Todo se olvida. Pero no un idioma”, porque ahí la frase en su densidad, pero también en su incompletud, en la necesidad de intervención de ojos lectores variados para indagar ese misterio que deja la frase, me atrajo y seguramente fue una línea operatoria de algunos momentos de trabajo sobre el libro, para evaluar como la lengua invisibiliza en su constante hablar y a la vez es el instrumento que está presente siempre, que impide el olvido, que , también, hace visible.

21198371_10213965040301504_415627326_o

¿Cuándo soltaste la obra para ser publicada?  ¿Qué une y que diferencia a esta obra de lo que estás escribiendo hoy en día?

Ese poema que muy probablemente sirvió de inicio del proyecto apareció en una antología titulada Necesidad y urgencia, que salió a mediados del año pasado. Ese fue el “leven anclas”

Lo que sigo escribiendo después de Deuda, me parece que circula en un carril común, en muchos aspectos, sigue la preocupación por considerar proyecciones sobre distintos planos de la página, pensar la superficie donde se escribe, las funciones que adopta el texto allí y sus efectos. Lo que estoy preparando ahora tiene una temática más localizada, más anclada en una geografía; creo que son búsquedas de problemas del tiempo, de la historia, en alguna manifestación del espacio.

¿Con qué poetas empatizas? ¿Te identificas con alguna corriente estética en particular? ¿Al estilo lo buscás o te lo encontrás en el proceso de la escritura?

Me interpelan muchos poetas contemporáneos y otros tantos clásicos con los que estoy en contacto siempre, y creo que más interesante que nombrarlos o elegirlos, es dejarlos que vengan. Por supuesto, los poetas que conversan con alguna forma del relato histórico o conforman estéticas que se mueven entre la historia y la actualidad me interesan siempre, pero, en forma particular, han operado en este proyecto.

Con una parte de los contemporáneos, la cercanía tiene que ver con lo afectivo, no sé si  luego eso cobra alguna forma en lo que uno escribe, pero es un dato, por lo tanto, esa empatía con los poetas es algo que siempre está en proceso y que se quiere amplificar constantemente. Puedo decir que anduve de a ratos, entre John Willam Cooke y Aby Warburg, entre publicidades viejas y los poemas de mis compañeros y compañeras de la poesía bahienses. Hay escritores que estuve leyendo en este último tiempo como el peruano Mario Montalbetti, el chileno José Angel Cuevas  o la bahiense Marina Yuckszuk y algunas obras que he revisitado como las de Edgardo Vigo, Augusto de Campos o una literatura del pasado pero que encuentro siempre actual en este país, como la gauchesca;  pero creo que  también hay algo determinante en el modo en que nos toca leer: leer y ver materiales de escenarios distintos que se yuxtaponen, no sé, las artes visuales junto a las noticias de la radio, ese modo de percepción de todos los días, el momento en que se encuentran en un mismo espacio, un texto sobre la Baring Bros., una obra de una artista plástico, alguna canción pegadiza y los diarios del día.

El estilo es un concepto bien complejo y, sin duda , en mi caso y en este momento, si hay tal cosa como concreción, lo voy encontrando en el proceso de trabajo, en la escritura, en la corrección, en el muestreo de los poemas, también; otra vez digo: en el momento en que los poemas empiezan a bascular entre dos o más proyectos, en el momento en que sentís que la obra crece y tiene su independencia, y, por tanto, siempre vira en la posibilidad de rehacerse, corregirse, aun con el libro cerrado, listo. El libro puede recibir nuevos materiales después de impreso, cuando me encuentro con esa situación, pienso en la dificultades de lo que representa un estilo, hallar un estilo. Y del conjunto y la marea de lecturas, sale el estilo, del encuentro con otros escritores, no tanto del seguimiento de uno en particular.  A mí me parece que me sirve eso de pararse en el lugar de la intersección, de la mezcla de tendencias o de corrientes estéticas.

¿Se puede escribir por fuera del contexto? Porque escribir?

Hay que escribir porque resulta necesario, al menos a mí, me hace falta, por esa extraña dualidad que encierra, porque duele y alegra. Nunca estás afuera de los acontecimientos, por lo tanto, es muy difícil que no aparezca lo contingente, lo contextual; en este libro en particular, el contexto es el centro desde el que trato de salir a zonas de discusión diferentes, a sensibilidades de otro orden, fundamentalmente a otros momentos históricos y otros registros que tiene un asidero muy específico, diferente a la poesía, pero con los que la poesía crece.

Entrevista: Leonel Arance.

tapa-chauvie-dubin

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s